5.7.08

Caminante no hay camino...

Bajé del avión en Santiago, me metí en un bus y llegué al centro. Al caminar unas cuadras empecé a respirar profundamente el aire gallego, el aire a la feira el aire de la morriña. Luego pensé, como por acto de magia, que ese exactamente era el lugar donde debería quedarme (para siempre aunque el para siempre para algunos les suene fuerte) que aquí sería feliz. Recorriendo las callejuelas empedradas de menudos cantos, mirando los edificios que se cubrían de galerías blancas pisando los caminos de la alameda vi los lugares que me hicieron volver a los momentos del año pasado…Pienso yo que sí tengo que estar todo el tiempo en un movimiento continuo y aunque quiera, aunque desea, no me quedo en un lugar…

¿Tal vez la historia se repita? Tal vez pase que quieres olvidar pero cuanto más intentes, más recuerdas. A veces es verdad que cuando estás a punto de cerrar un capítulo de tu vida pasa algo que te vuelve a recordar los hechos pasados y te impide actuar de una manera racional. Puede ser que sea así. ¿O tal vez sea mejor acordarse de todo y perdonarse a si mismo?

La primera noche en Santiago soñé con eso y a decir verdad cada vez que cierro los ojos veo su cara… es más fuerte de lo que pensaba. Tal vez me falte un beso, nomás.

4 comentarios:

metódica dijo...

Santiago queridoo, santiagoo adorado!
♪♪♪

leo dan psss!

:P!!*

La sonrisa de Hiperión dijo...

Santiago es para soñar con meigas y caimados. Para respirar el aire fresco de la montaña y el mar. Dantiago para SOÑAR.
SALUDOS

Иú®iĂ dijo...

el aire gallego, el aire a la feira el aire de la morriña.... como entiendo loque sientes pq a mi me pasa lo mismo cada verano... y pienso "debería vivir aquí"...aix, xomo te entiendo!!!! ni te lo imaginas!

Иú®iĂ dijo...

suena Damien Rice de fondo... oh!!! los recuerdos vienen a mi..cancion ideal para este post!