30.7.08

PIENSA DOS VECES ANTES DE ENTRAR

Toda la verdad sobre la sonrisa de camarero.

Cuando entras en un bar o un restaurante cualquiera ves a un camarero saludándote con una sonrisa e invitándote a que entres. Pero tal vez no te des cuenta de que la sonrisa esa casi siempre es falsa ya que el camarero (excluyendo el caso cuando es el propio dueño del local) de verdad prefiere que entres y que no le calientes la cabeza. El camarero, te lo juro, en ese momento preferiría:

  • Estar en la playa
  • Jamear lo que tú estás cenando (que se muere de hambre)
  • Tomar el cubata que tú estas tomando (que tiene prohibido tomar en el trabajo)
  • Hacer el sexo con su novia/o
  • Ir al parque de atracciones a montar una noria
  • Dormir (antes que nada: dormir)
  • En realidad cualquier cosa que no fuera su p*** trabajo

Sin embargo, cuando el camarero sonríe probablemente es porque:

  • Lo está observando el jefe
  • Es nuevo y sin experiencia: aún no conoce que es el trabajo de camarero
  • Tiene experiencia y una sonrisa permanentemente pegada a la cara
  • Está cansado y no sabe ya lo que hace
  • Recibió un mensaje a su cel que tenía metido en el bolsillo del pantalón y la vibración del aparato despertó en él una sensación lujuriosa

El camarero ha de practicar su paciencia. Cuando llega a tu mesa para ver que quiere éste espera una respuesta simple tipo: Bacardí con cola. Y de verdad no quiere esperar hasta que tú te decides que quieres tomar. Si no lo sabes para qué, rayos, ocupas el asiento? Si necesitas tiempo, para qué le llamas al camarero? Si exiges del camarero paciencia, sé paciente también y cuando el pobre se equivoque (tras 10 horas de trabajo de pie), no le pegues la hostia, que equivocarse es humano (sobre todo tras 10 horas de trabajo de pie)

OJO: Reconozco el derecho de cliente a buen servicio (sobre todo porque él lo paga). Algunos clientes, en cambio, son maravillosos así que no siempre hay que quejarse.

Reconozco también el deber del camarero de trabajar bien (sobre todo si lo pagan, no siempre bien pero …)

Queda una palabra que me gustaría dirigir a los futuros camareros: dejen de pensar en trabajar en hostelería que es un harto agobio. Aunque, vamos, hay momentos cuando no me quiero marchar de la chamba.

graciñas

3 comentarios:

Fiore dijo...

jajaja
lo único que queda decir es que "escojan bien su vocación" y traten de hacer todas las cosas con el mejor de los animos!

ojala los camareros sepan esto

bso

Fr@nk M!Ch@ell dijo...

si no sabre yo de trabajo de mozo con la sonrisita falsa, aparentando felicidad completa con tal de que el cliente consuma. solo dure 4 meses en un trabajo asi y vivi todo lo que mencionas, pero que se hace chamba es chamba...

ahh se te extraña por mi blog, a qe se debe tu ausencia, te mire mal???? jejeje

el véler dijo...

Ayer fui a almorzar con unas amigas de la oficina y los mozos... ¿dónde rayos estaban?... llegaron apurados y tomaron nuestras ordenes al vuelo, al vuelo también las confundieron, y se demoraron haaaaarto para todo... y yo, paciente. Me acorde de tu experiencia. Fui comprensivo, pero mis amigas fueron lapidarias. Yo salté en defensa de los muchachos y de regreso a la oficina imprimí tu Post y se los dí a leer. Terminaron avergonzadas. Es más, casi les arranque una lágrimita, ja, ja.