5.6.08

Despierta, a la chamba!

Cuando termine de hacer lo que tengo pendiente acá (o sea, estoy de exámenes) cambio de aires y me voy a España. Me dieron 2 becas y si me dan tercera (que es muy poco probable) en seguida me compro un pasaje para el otro lado del charco. Quisiera felicitar a C., a quien también le dieron una así que no sólo vamos a pasar juntas las vacas en SCQ sino también luego viviremos bastante cerca. Y eso me alegra.

Hablando de SCQ, no puedo omitir la cuestión de la chamba a la cual pienso volver casi nada más llegar desde el aeropuerto hasta Santiago de Estero número uno. El año pasado el trabajo fue muy duro, así que mejor me preparo.

A mí lo que no me gustaba de mi trabajo (curro, como lo llaman los españoles) fue:

1) los clientes conchudos, molestos y que encima no dejaban propina

2) los compañeros perversos que no paraban de hablar del sexo (en realidad sólo hablaban del sexo o si no del sexo, entonces, del sexo)

3) trabajo de partida (o sea todo el día jodido porque para que necesito 3 horitas de siesta si ni siquiera me alcanza para ir al jato ni para compras ni pa nada)

4) el trabajo los fines de semana y durante las fiestas (SOBRE TODO durante las fiestas). Así que tú que trabajas acá no tienes día feriado, piña. Porque en hostelería ASÍ SE TRABAJA, pues.

5) que las propinas había que dividirlas entre todos mientras sólo las ganaba yo (y además, era poco)

6) el almacén al que había que bajar por la mercancía y ahí no había quien aguantara el calor que hacía

7) los calambres que me daba la chamba de 10-12 horas a pie que me despertaban a las 4 de la madrugada con un dolor inaguantable

8) los moratones que me hice con las cajas de cerveza

y algunas cuestiones más de las que ya no me acuerdo (o finjo no acordarme)

Me preguntan: ¿si es que tanto no te gustaba por qué quieres volver allá?

No es que no me gustaba para nada. Sí que me gustó el ambiente, las interminables charlas con algunos de mis compañeros, sonrisas de los clientes contentos, sonrisa del jefe contento (o sea, la subida del sueldo), la coca-cola gratis, los momentos cuando mis compañeros (masculinos) me dejaban hacer de encargada y podía pasar todo el santo día dándoles órdenes…

Eso sí, y es más, ganaba bastante como para comprarme un montón de ropa, nuevo cel, viajar por Galicia, tragos en bares hasta las tantas y, lo más importante: un pasaje al otro lado del charco y unas lucas más para poder pasar 3 semanitas allá gastando plata por todos lados.

Eso sí, fue lo máximo. El punto más chévere de mi chamba.

6 comentarios:

Raulín Raulón... dijo...

Oye, a pesar de ciertos sacrificios, no es cualquier cosa ser apreciada o tener la confianza del jefe.

Igual, aunque a veces se hable poco, las charlas con ciertos compañeros son edificantes.

Y bueno, ¿qué decir de Coca-Cola? No tomo, en Perú sólo tomo Escocesa, y afuera, sólo Kas. De todas maneras... Coca-Cola, ¡más y más! Publicidad, lo único que consumo de Coke.

Fiore dijo...

Yo me muero de ganas por conocer España
te envidio!! (sanamente claro está ;)

bso

Acuarius dijo...

Raulin: tienes razon, la cocacola me matara algun dia, intento acelerar pero como no tomo, no fumo, hay que tener algun vicio ;)

Fiore: haz las maletas, llama a tu novio y vengan a Europa :)

Sol dijo...

Ah sí, veo que tenemos una foto muy parecida. Qué lugar tan hermoso, no?

el véler dijo...

Wow! que mostro que puedas postear todos los días. Muy entretenido tu blog, procuraré visitarlo más seguido, Acuarius. Y gracias por tu visita. ¿Eres de la lista?.

Sheila dijo...

Que lindo!!!! yo tambien quiero pasarme al otro charco del mundo, conocer otros lugares visitar a mis amigos y familia que viven en españa y eeuu, pero es la visa y la plata que me detiene bu!

Que tal tu examen??? lo aprobaste ??
un beso